25.10.19

La GuardiaCivil recupera una de las piezas de arte sacro robadas hace más de 40 años dela Iglesia Parroquial de Gandesa


La Guardia Civil ha recuperado un valioso relicario de plata del siglo XVI robado hace más de 40 años de la Iglesia Parroquial  Virgen de la Asunción de Gandesa.

La operación se inició a primeros de año cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento, a través de un catálogo de fotografías publicadas en Internet, por parte de un museo municipal, de la existencia de un relicario de plata de similares características a las de uno que fue robado del interior de la Iglesia Parroquial de Gandesa durante el año 1979, al mismo le habían practicado algunas modificaciones al objeto de que no pudiera ser reconocido.

Tras tener conocimiento de estos hechos se inició una investigación al objeto de determinar si se trataba realmente de la obra de arte sustraída de la Parroquia y que se integraba en el Patrimonio Histórico Español, centrando la investigación  en la recopilación y análisis de documentación perteneciente tanto a estamentos públicos como privados de Barcelona, Tarragona y Castellón, siendo determinante la documentación aportada por un anticuario de la provincia de Barcelona, donde en una nota manuscrita figuraba que el relicario había sido adquirido a un particular durante el año 1979 por la cantidad de un millón quinientas mil pesetas.

Esta pieza durante varios años formó parte de una colección privada de más de dos mil piezas cuyo propietario ya fallecido, donó a este museo municipal.

Finalmente tras más de medio año de investigación y con la colaboración  de un perito del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, se pudo concluir que el relicario que se exponía en el museo era el que fue sustraído de la Iglesia Parroquial de Gandesa en el año 1979, tratándose de un relicario-ostentorio de plata, de 50 cm. de altura, de estilo plateresco, datado en la primera mitad del Siglo XVI, de gran valor histórico, artístico y económico.

Las investigaciones realizadas no apreciaron mala fe por parte de los responsables de la fundación que gestiona el museo, ya que los intermediarios siempre habían ocultado la procedencia de la obra, incluso le habían practicado algunas modificaciones al objeto de que dicha pieza no fuera relacionada con la que fue robada.

 

Las diligencias instruidas fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción Único de Gandesa, quedando la obra de arte recuperada depositada en el museo donde se expone,  hasta que la autoridad judicial  resuelva sobre su destino final.

 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Els comentaris es moderen tots.